martes, 17 de marzo de 2009

Muy bien Presidente, entremos al Comunismo. Cuente conmigo !


Pero eso sí, vamos a ponernos de acuerdo en unas cuantas cosas:

• Al Contralor Russian me lo manda en el container de vuelta con los cadáveres insepultos que no pueden ver los niños del colegio, ni las personas que quieren disfrutar más que un tercio en una esquina los sábados. Ésa que es macabra y usted prohibió. Móntelo allí como una muestra de cómo carcome por dentro el vender el alma y pasar a la historia como un inepto.

• Tómele la palabra al Doctor Bianco y obligue a que exposiciones como ésta, y las de arte, y los conciertos de cámara, y el teatro -por ejemplo- tengan funciones gratis para los niños como requisito imperativo para presentarse.

• Para ser comunista como usted y creerle que seremos una potencia pesquera, yo necesito ver en cada urbanización, en cada ciudad, un mercado como el de Tsukiji en Japón. Allí podremos comprar desde sardinas hasta caviar, a precio de “gallina flaca”. Además de fomentar el mercadeo antiguo y la experiencia de comprar in situ, no por internet, hasta el papel “tualé”.

• Pescado y Pez no es lo mismo, pero el deslave fue en 1999, hace diez años o una década para que no parezca tanto, y usted dijo que La Guaira sería como la Costa Azul, que Acapulco sería un charco comparado con el complejo turístico que allí su revolución haría. Si usted se acuerda de esto, necesito que sea un hecho.

• Los gallineros verticales, la ruta de la empanada y los cultivos hidropónicos, importa muy poco que no los lleve a cabo. De igual forma nadie entendió eso y es mejor que ni se acuerden. De hecho hubo escasez de huevo -y cojones desde hace rato- las empanaderas siguen dependiendo de la Harina Pan y no de su gobierno, y todavía en Mercal no he visto la ensalada orgánica, saludable y en bolsas como la de Kraft.

• Yo sé que usted es un “mamador de gallo” y que le gusta que la gente hable de usted, pero no le parece que en tiempos modernos y donde la paz debería ser un anhelo, gritar como desquiciados, tanto pueblo como miliciano: Patria, socialismo o muerte…venceremos!!!, no nos va a llevar a ningún lado ? Le propongo uno, más en sintonía con nuestros tiempos: Pan, caraota y tajadas…comeremos!!!

• Tiene que dejar la “pajuatada” de ricos y pobres. Éstos han existido desde tiempos bíblicos. La idea es enriquecernos más todos, no ser pauperrimos todos. Alabe el progreso y acabe con el cerro. No sólo el que rodea las ciudades, sino el que está en el cerebro.

• La Policía Nacional se quedó en veremos. Si usted me garantiza que con una sola policía, el choro “pela gajo” y se decreta -por tiempo indefinido- Estado de Emergencia, con toque de queda de diez de la noche a cinco de la mañana para que disminuya la delincuencia, cuente con mi voto.

• Cuidado, Comandante, con la gasolina. Acuérdese que es inflamable. Le puede salir -en esa gracia- un culatazo igualito al Caracazo. El tanque lo llena igualito el que tiene una buseta en Gramoven como el que tiene -en La Lagunita- un Mercedes Benz. Igual pagará el aumento del pasaje Doña Petra para ir a trabajar como el que tiene camioneta.

• Y hablando como los locos de carro, exijo que hayan como pan en los concesionarios. Qué es eso de lista de espera y el color que llegue? Acelere, Presidente, las empresas para que vuelvan a ser lo que eran. Yo no voy a decir que fue una burla, pero dónde me puedo comprar un Tiuna? Y tampoco, imagino, vendrán los de Irán!

• Yo pondría de Contralor a Vielma Mora y le cambiaría el nombre al coroto por “Oficina Nacional Rectora del Buen Comportamiento Ciudadano e Integridad Personal” u “Oficina Nacional de Valores y Moral Ciudadana”, o –mejor aún- “El Que Se Robe Un Centavo Lo Metemos Preso Treinta Años”. Usted me dice!!!

• Regule el chocolate, el café y el ron. Es una vergüenza que un Toronto cueste 1.000 bolívares de aquellos. Si son orgullo nacional, que los disfrute todo el mundo. Yo quiero tomarme un Aniversario al precio de un aguardientico colombiano.

• La conchupancia con el octagenario, más allá del doctor del barrio o del G4, debería traducirse en tabaco barato. Una vitola Partagas debería costar aquí igual que una bombona de gas. Mi hermano, bastante oro negro ya le hemos regalado.

• Métale un artículo más a la Constitución, sin referendo y sin preguntar, que rece lo siguiente: “Son de competencia del gobierno y administración, los hospitales y centros de salud en todo el territorio nacional, siendo la salud un derecho del venezolano que no contempla ningún costo para éste. La salud es gratis y obligación del Estado proveerla sin distingo de raza, credo, color de franela, chequera y apellido, y con la calidad, insumos, trato y avances tecnológicos del más alto nivel mundial”.

• Yo le confieso que cuando usted mencionó lo de las cabezas de los adecos fritas en el estadio me asusté. Pero después me dije: esto es lo que hace falta. Mano dura a quienes se han chupado este país con indolencia, como si fuera una gracia desangrar la propia Patria. Y cuando lo veía en uniforme, yo que no viví a Gómez, ni a Pérez Jiménez, pensaba que el orden y la disciplina eran su divisa. Pero, Presidente, ni en su casa pudo poner orden. Cuándo veremos preso a un ladrón de cuello rojo para que entendamos -los que no creemos- en lo puro de este proceso?

• Lo que me prohíbo negociar con usted son los niños en la calle. Los quiero a todos en el colegio y haciendo deporte. Declare, Presidente, con caracter de Ley Nacional, que por cada trescientos metros cuadrados de construcción, debe haber doscientos de área verde y cien de canchas deportivas. Tumbe Caracas y mande a reconstruirla, y si le queda bien, arrase con el territorio y funde un país progresista, donde vivir sea una alegría y seamos la envidia de latitudes vecinas.

• Pida que lo habiliten para que seamos una potencia, como usted dice, en turismo. Nieve, playa, montaña, desierto y selva. Aquí Dios echó la casa por la ventana y nosotros lo que le echamos es basura -y a diario-. Oblíguenos a viajar a las posadas y hoteles de 8 estrellas como la bandera, hechos por el Gobierno Revolucionario. Que no podamos salir del país al extranjero, si no hemos disfrutado del turismo interno, eso sí, sin que nos roben. Que conste en Gaceta Oficial.

• No le jurungue el bolsillo a su pueblo porque el suyo lo rompió con tanto pendejo. No suba el IVA, ni el débito bancario, para poder mantener su reinado. La crisis no y que no tenía visa para este lado? Venda unos aviones, congele bienes de Diosdado, dígale a Cristina que -para gobernar- necesita que le devuelva “la Samsonite”.

• Ponga a hacer trabajo social a los dueños -en persona- de compañías y empresas que no tienen un mix de servicios o productos para el pueblo. Póngale la chaqueta del color que quiera o la de rayas negras y blancas, y -como multa- que limpien calles, que arreglen huecos, que pinten, pero no les quite la propiedad privada, porque usted no sabe de eso, ni de arroz, ni de harina, ni de petróleo, ni de aceite…Usted sabe es pegar dos gritos y que hagan lo que usted dice. Lo malo es que lo que usted dice, no sirve; y cuando sirve, no le hacen caso.

• Al pueblo que no cuide lo que tiene o lo que se le da, a ése hay que educarlo. A ése hay que sancionarlo. A ése hay que reprenderlo. A ése hay que encarcelarlo. No aplauda el vandalismo o la cosa de mal gusto. No confunda pueblo humilde con bandidos asquerosos, con vivarachos de oficio, con alacranes perezosos. 80% de la población del país es nivel socioeconómico D,E. 34% no tiene empleo y 75% (de este 34), NO LO ESTÁ BUSCANDO. Qué triste, no Presidente ? Que sean tantos, haciendo tan poco.

• Yo todos los lunes empiezo a trotar. Paso por la autopista y espero conseguir un día el letrero en La Carlota que diga: “Próximamente aquí el Parque Francisco de Miranda”. Con lagunas, caminerías, parques, aves, bebederos, baños de primera, cafetines, lugares para hacer Tai-Chi, Capoeira, Tamunangue, anfiteatro, etcétera. Como pa’ cuándo cree usted que me dejen entrar los guardias de la puerta, Presidente?

• Avíseme cuando busco la planilla para que mis muchachos se inscriban en la Universidad que se construye en el Palacio de Miraflores.

• A los “grafiteros”, aunque sean menores y agarrados in fraganti, que vayan detenidos por 24 horas. Y si la falta es grave, van presos los representantes. Si reinciden, deben prestar servicio comunal pintando paredes y presentándose todas las semanas a escuchar charlas de buen ciudadano. De continuar en el delito de pintar y atentar contra el patrimonio arquitectónico o privado de la ciudad, que se les abra un expediente con sentencia, para que -al cumplir dieciocho años más un día-, purguen condena. Usted no verá más nunca una pared, señal de tránsito o entrada de Metro con rayas que pretendan ser arte...compadre!

• Empiece a limpiar su jardín del excremento de sus perros. No se encarame a ver el ajeno. Deje quieto a quienes no están con usted, que más peligrosos son quienes lo acompañan. Su axila huele peor que el tufo del que tiene al lado.

• No defienda a Barreto diciendo que es buen muchacho. Eso da pena ! Cómo va a ser bueno alguien que lo eligieron para algo y terminó siendo otra cosa. Alcalde Mayor de París no fue…ilústreme usted, pues!

• La Asamblea hay que expropiarla toda . Déjela toda para usted, no hay güey!...pero ponga gente que no sólo aplaudan, vean porno o digan disparates. Que con dos dedos de frente pueden verse en la televisión, mucho más inteligentes. Yo prefiero al Congreso con todo y sus adefesios, que a esta Asamblea que parecen focas en el hielo.

• Yo quiero casas para quienes no tienen plata. Miles, millones como los barriles. No se las dé a los otros porque son indios o negritos. Aquí también hay guayuco y afro. El boliviano no puede estar primero que el bolivariano. Traición a la Patria es esto o esto que estoy escribiendo?

• Hay muchas más, como no. Pero empecemos con éstas y como vaya viniendo, vamos viendo, para no traicionarme tampoco como venezolano. Le parece?

• Por último, si es comunismo, democracia, socialismo, monarquismo, capitalismo o mondonguismo, no importa. Lo importante es que la oportunidad que tuvo usted en las manos, la volvió leña, y con ella -y bencina en el verbo- hizo hogueras. Quemó esperanzas que estaban verdes y desperdició el lugar en la historia para convertirse en héroe. Según Fidel, la historia -a ustedes- los perdonará. Según la Ley Natural, la historia se las cobrará. Según lo que estamos viendo, toda historia tiene un final. Entonces, Presidente, trato hecho?

5 comentarios:

Holbein dijo...

Magistral...

Manela dijo...

Excelente!!!, ojala logres crear conciencia en todos los venezolanos porque el cambio debe venir de todos.

erika dijo...

...hay que forrar la ciudad entera con ésto!!!

Esther dijo...

bravo Alejandro!!!

Anónimo dijo...

Excelente, total apoyo pero ¿se enterará el susodicho?, deberías publicar en algo más masivo a ver si por lo menos sus espías se lo comentan